martes, 21 de junio de 2011

Técnicas de grabado en relieve

El grabado en relieve implica transferir una imagen desde una superficie saliente y entintada a algún soporte. Dentro de esta técnica se encuentran la xilografía, grabado que se realiza en madera (de cerezo, lima, peral, sicomoro o boj). La imagen a grabar se puede dibujar de manera directa con tinta o marcando las líneas con algún objeto filoso como una cuchilla o navaja, mientras que las zonas que no deban imprimirse son talladas dejando el diseño en relieve. Una vez terminado ese paso se prosigue a entintar con ayuda de un rodillo para continuar con la estampación sobre papel. Un ejemplo de la aplicación de esta técnica es la obra Trazos 19/75 de Gabriel Fernández Ledesma que forma parte de la Colección Blaisten.

Gabriel Fernández Ledesma, Trazos 19/75, xilografía, 42x56.5, 1980


Dentro de la xilografía se distinguen dos técnicas: la de grabado en madera de hilo y grabado en madera de pie. La diferencia radica en el corte que se le hace a la madera y los materiales que se utilicen para darle forma. En la primera, el tronco ha sido dividido longitudinalmente y se utilizan en navajas, gubias o uñetas, mientras que en el grabado en madera de pie el corte es transversal y el instrumento principal son los buriles. La Colección Blaisten cuenta con ejemplos de ambas técnicas.

Francisco Díaz de León, Taller del Grabador, Grabado, madera de pie, Papel: 26.2x19.3 cm, s/f

Abelardo Ávila, Mujer mirando estrellas, madera al hilo, Papel: 47.3x36 cm, s/f


El linograbado es otra de las técnicas del grabado en relieve y de las preferidas por muchos artistas mexicanos, debido al bajo costo del linóleo. Este material es una tela fuerte e impermeable, formada por un tejido de yute sobre el cual se realiza el diseño a grabar, ya sea dibujándolo de manera directa o calcándolo de un papel. Las partes que no desean imprimirse se rebajan con gubias o cuchillas.

Ángel Zamarripa, Selva Lacandona, grabado, linóleo, Papel: 40.1x28 cm, 1945

El linóleo fue inventado por el británico Frederick Walton quién patentó su fórmula en 1860. La aparición del linóleo en el terreno del arte como sustituto de la madera tuvo lugar a principios del siglo XX. Dos de los primeros exponentes de este medio fueron Henri Matisse y Pablo Picasso. En México Francisco Díaz León fue el primero en realizar grabados en linóleo, a partir de ahí, los artistas mexicanos comenzaron a utilizar esta técnica por ser de fácil reproducción y más barato que el zinc o la madera. En la Colección Blaisten podemos encontrar varios ejemplos del uso de este material, les compartimos Alumnos de pintura modelando y grabando del iniciador Díaz de León. 

Francisco Díaz de León, Alumnos de pintura modelando y grabando, Grabado, linóleo, s/f



Fuentes consultadas

Dawson, John (coordinador), Guía completa de Grabado e impresión, H. Blume Ediciones, 1982
Gutiérrez Juana, “La época de oro del grabado en México” en Historia del Arte Mexicano, México, Salvat, t.10.
_________, “Los inicios del grabado”, en Historia del Arte Mexicano, México, Salvat, t.11.
Martínez Jesús, Un breve recorrido por el grabado en México, México, Academia de Artes, 1994.

1 comentario: